¿Es Permitido Que El Marido Golpe A La Mujer?

Artículos

Cualquier clérigo musulmán que diga que se debe realmente golpear o azotar a una mujer es un pervertido y Dios le castigue por ello.

Lo primero que debemos entender es que el Corán y su aplicación es en un todo indivisible, es decir no podremos creer y atender en unas partes y en otras no, en cualquier situación uno debe tener en el Corán una guía para actuar de forma justa, y no justificar con ello formas y acciones perversas. El hombre en base al Corán, a la revelación Divina, se le ordena:

“…Comportaos con ellas como es debido. Y si os resultan antipáticas, puede que Dios haya puesto un abundante bien en aquello que os desagrada.” (4:19)

El hombre entonces debe tener paciencia para con las mujeres, aún si tienen dificultades o incompatibilidades. No se menciona que se les pueda pegar en un sentido agresivo o violento, ni gritar o maltratar de ninguna manera. Debe tratarlas como nos ha enseñado nuestro Profeta Muhammad (Paz y bendiciones de Dios sean sobre él), es decir, con amor, respeto y consideración. El Profeta (Paz y bendiciones de Dios sean sobre él) nunca golpeó a una mujer y si el musulmán sigue el ejemplo del Profeta entonces porque habría de maltratar o mucho menos golpear a su esposa, todo musulmán se jacta de seguir la sunnah, entonces golpear a la mujer de forma violenta y agresiva es contrario a ello y no es que la sunnah tenga prioridad sobre el Corán, sino que quienes critican al Islam por ello, no consideran el sentido que hay en la revelación sobre ello, y mas bien lo asumen como si se justificara un acto violento contra la mujer, sin embargo, hasta un rasguño que le hicieran a su esposa por tal acción, Dios los juzgará, aun incluso que ella los perdone, no quiere decir que Dios lo hará.

“Los hombres tienen autoridad sobre las mujeres en virtud de la preferencia que Dios ha dado (desde el punto de vista del sistema social) a unos sobre otros y por los bienes que gastan (en la manutención de ellas). Las mujeres buenas son humildes y en ausencia de sus maridos cuidan su derecho (y sus secretos) frente a los derechos que Dios ha asignado para ambos. En cuanto a aquellas que temáis que se rebelen (violando vuestros derechos), amonestadlas, (y si ello no resulta) dejadlas solas en el lecho, (y si tampoco resulta y la conducta incorrecta persiste) pegadles. Si os obedecen, no os metáis más con ellas. (Y sabed que en verdad) Dios es Excelso, Grande” (Corán 4:34)

En el Islam tanto hombres como mujeres tienen derechos y obligaciones, quien adquiere un derecho es en compensación por una obligación que tiene, los roles de el hombre y la mujer son los que tradicionalmente había en las sociedades pre liberales, el hombre tiene la obligación de mantener, proteger y guiar a todos los miembros de su familia, el peso que estas obligaciones recaen sobre el hombre, le concede ciertos derechos, como lo es el grado superior de autoridad que tiene sobre la mujer. En la actualidad el rol de la mujer en la sociedades no islámicas ha cambiado, ahora la mujer también contribuye a la manutención familiar, pero estas es una situación que no es establecida por la tradición islámica, por lo que no excluye o elimina obligaciones ni deberes ni a la mujer ni al hombre musulmanes.

siwak
Esta es una ramita llamada siuak,
que se utiliza para aseo bucal

Aunque en la aleya se hace alusión a pegar a la mujer (y el hombre en todo caso debe ser tal que cumpla siempre también con sus deberes pues sino no tendría el derecho que Dios le concede), esta no se debe tomar como algo violento e inmediato, sino que es un acto simbólico de amonestación que de da en un caso extremo anterior quizá al divorcio y después de varias advertencias y acciones también amonestadoras anteriores, primero mediante un aviso, después mediante la separación del lecho conyugal y si estas acciones no han servido entonces refiere a pegarles, pero como decía Imam Sadiq (p), descendiente del profeta y de quien todas las escuelas jurídicas tuvieron en parte su base, precisó, que este golpe mencionado en la aleya 4:34 es el equivalente a un golpe con un una ramita de árbol que se usa para limpiar los dientes (un siuak o los palillos usados en el mundo árabe para la higiene dental) y el hombre bajo ningún concepto debe dañar la piel de la mujer ni dejarse marcar, heridas, hemorragias o hematomas, pues en tal caso está obligado a indemnizarla, Ibn ‘Abbâs (Una de las máximas autoridades en exégesis Coránica, también menciono esto. Por otra parte entre los eruditos sunnitas también se mencionan estas objeciones (no debe golpearla en estado de ira, no debe pegarle en partes sensibles, no la puede lastimar ni dejar marcas o heridas, se trata de una reprimenda con un efecto más psicológico que físico y sólo se aplica en determinados casos extremos, luego de aplicar las otras consideraciones).

El Profeta Muhammad, (Paz y bendiciones de Dios sean sobre él) dijo: “Los creyentes que muestran la más perfecta Fe son aquellos que tienen buen carácter y el mejor de entre vosotros es aquel que sea más bueno con su mujer.” (Tirmidhi)

Y también dijo: “Ningún musulmán debe enfadarse con su mujer. Si alguna de sus cualidades os disgusta, habrán muchas otras cualidades que merecen vuestro aprecio.” (Nail al-Autar).

NOTA: amonestar a una mujer con una ramita parecidas a un plumero, pero diminuto no significa golpear en un sentido de abuso físico y de fuerza.