¿ Qué es el Corán ?

El Sagrado Corán (del árabe qara’a, recitar, leer: La gran recitación o lectura, o compilación sintética) es la Revelación divina que recibió el Profeta Muhammad de Dios por intermedio del ángel de la revelación, Gabriel.

El Libro divino es una realidad inagotable que se plasmó en el corazón del Profeta y lo modeló desde el principio según su sabiduría eterna. Posteriormente la Revelación se actualizó paulatinamente en el texto del Sagrado Corán a lo largo de los 23 años que duró la misión profética. Descendió con El (el Corán) el Espíritu Fiel (Gabriel, y lo depositó) en tu corazón para que seas uno de los amonestadores (Corán, sura26:193-194)

 

El Profeta tenia un grupo de escribas-memorizadores que aprendían de inmediato todo pasaje nuevo que e1 recibía del Corán y lo ponían por escrito y guardaban en su mente. El Profeta indicaba el lugar de cada pasaje y controlaba todo el proceso de registro de la Revelación. A poco del fallecimiento del Profeta, entre el 632 y 634 d.C., se designó una comisión encabezada por Zaid Ibn Zabit, uno de los escribas, que realizó una compilación integral del Libro divino. Posteriormente, entre el 644 y 655 d.C., una copia fiel se envió a cada rincón del mundo islámico para servir como original de toda edición posterior. Esto ha preservado al Sagrado Corán de toda adulteración, y es el único mensaje divino que goza de este privilegio de autenticidad incuestionable. El Sagrado Corán está escrito en un especial y hermoso estilo de prosa rimada (que no es prosa ni verso), y se encuentra dividido en 114 capítulos o suras de extensión variable, que tienen entre 286 y 3 versículos o aiat (aleyas).

 

Las suras están organizadas aproximadamente de mayor a menor, con excepción de la sura de la Apertura, que se ubica al principio del Corán. Hay capítulos revelados en la ciudad de La Meca y otros revelados en Medina. En general las suras de La Meca son mas cortas y se ocupan de la admonición al hombre, de la condena de la idolatría y del anuncio del Juicio Final. Las suras de Medina son mas largas y contienen numerosas disposiciones legales, propias de un período de la misión en que se instauró la primera comunidad islámica completa.

 

El Sagrado Corán no es un libro en el sentido usual del término. No tiene una ilación del principio al fin como una obra de origen humano, sino que por el contrario cada parte es como una unidad en si misma coherente con el todo. Se puede ingresar a el en cualquier sitio y, leyendo unos pocos versículos, es como si Dios nos estuviera hablando directamente.

 

El Corán contiene profecías sobre hechos que posteriormente se verificaron. Anunció el triunfo y la gloria del Islam cuando los seguidores del Profeta eran solo un puñado de hombres sin poder contra miles de idólatras poderosos y opresores. Anunció también el triunfo en un plazo definido de los bizantinos sobre los persas después de un triunfo de estos últimos y cuando nada hacia suponerlo. (Corán, sura 30:2 a 4)

 

Además el Sagrado Corán contiene numerosas referencias a la naturaleza y la creación, y encierra verdades de orden científico que no se comprobaron sine siglos mas tarde, como la creación de toda vida del agua, el régimen de vientos y Lluvias, las etapas del desarrollo embriológico humano, el origen del cosmos y los astros, la esfericidad de la tierra, las huellas dactiloscópicas, etc.

 

Del Corán nunca se terminaria de describir todo lo que es y las maravillas que contiene y poco a poco el lector puede ir aprendiendo otras cosas referente a lo que es el Sagrado y Generoso Corán, sin embargo en escéncia, el mismo Corán o Revelación Divina se describe como una guía para los creyentes.

 

ذَٰلِكَ الْكِتَابُ لَا رَيْبَ ۛ فِيهِ ۛ هُدًى لِّلْمُتَّقِينَ ﴿٢﴾ الَّذِينَ يُؤْمِنُونَ بِالْغَيْبِ وَيُقِيمُونَ الصَّلَاةَ وَمِمَّا رَزَقْنَاهُمْ يُنفِقُونَ ﴿٣﴾ وَالَّذِينَ يُؤْمِنُونَ بِمَا أُنزِلَ إِلَيْكَ وَمَا أُنزِلَ مِن قَبْلِكَ وَبِالْآخِرَةِ هُمْ يُوقِنُونَ ﴿٤﴾ أُولَـٰئِكَ عَلَىٰ هُدًى مِّن رَّبِّهِمْ ۖ وَأُولَـٰئِكَ هُمُ الْمُفْلِحُونَ

 

«Ésta es la Escritura, exenta de dudas, como dirección para los temerosos de Alá, que creen en lo oculto, hacen la azalá y dan limosna de lo que les hemos proveído. Creen en lo que se te ha revelado a ti y antes de ti, y están convencidos de la otra vida. Ésos son los dirigidos por su Señor y ésos los que prosperarán.»Corán 2: 2-4

 

«¡Oh, gentes! Os ha venido una prueba clara de vuestro Señor y hemos hecho descender sobre vosotros una luz clara.» Corán 4:174

 

 

Formato del Corán

 

El Corán consiste en 114 azoras (capítulos) compuestas a su vez por un total de 6.236 aleyas (versos) dejando por fuera 112 de los 113 bizmillas o basmalas con que empiezan las azoras pues son idénticos (“En el nombre de Dios, el Compasivo y Misericordioso”) y, por lo general, se dejan sin enumerar. De manera alternativa, se pueden incluir los bizmillas en el conteo de los versos, lo cual arroja un número de 6.348 aleyas. Las azoras no están dispuestas en orden cronológico (en el orden en el que los estudiosos islámicos suponen que fueron reveladas) sino que están ordenadas según el tamaño, aunque no de manera exacta.

 

Además de la división en azoras —y muy independientes de esta—, existen varias formas de dividir el Corán en secciones de similar tamaño que facilitan la lectura, la recitación y la memoria. Las siete manzil (estaciones) y las treinta juz’ (partes) se pueden usar para trabajar con todo el Corán durante una semana o un mes (un mandil o un juz’ por día). Un juz’ se puede dividir en dos ahzab (grupos), y cada ahzab se puede subdividir en cuatro cuartos. Una estructura diferente ofrece el ruku’at, en la cual aparecen unidades semánticas que se asemejan a párrafos y que se componen aproximadamente de diez aleyas.

 

Un hafiz es un hombre que ha memorizado todo el texto del Corán. Se cree que hay millones de ellos, desde niños hasta ancianos; muchos niños y adultos incluidos muchos que no pueden leer árabe, memorizan el Corán parcialmente o en su totalidad. Para realizar la salat (oración) se necesita memorizar el texto al menos de forma parcial.

 

Puede descargar El Corán en su traducción al español AQUI

La Wilayat, el poder o autoridad en el Islam y de forma universal, se encuentra de una forma unida al conocimiento que Al-lah Todopoderoso ha concedido a la persona que posea la Wilayat. La Wilayat universal del Imam Ali, por ejemplo, se describe en el Corán con las palabras “la persona que tiene conocimiento del Libro”.

 

¿Qué es `ilmul-ghayb? Nuestros medios para adquirir el conocimiento son los sentidos que Al-lah ha creado para nosotros.

 

Alá os ha sacado del seno de vuestras madres, privados de todo saber. Él os ha dado el oído, la vista y el intelecto. Quzás así seais agradecidos. (16:78)….

 

Vemos cosas con los ojos y escuchamos sonidos con nuestros oídos, y luego analizamos la información en nuestras mentes y concluimos.

 

Existe otra clase de conocimiento que no puede ser adquirido por los sentidos humanos; proviene de Dios. Ese conocimiento es conocido como `ilmul-ghayb. Conocimiento de lo oculto. Por ejemplo, el conocimiento de los sucesos del futuro o los pensamientos internos e intenciones de una persona, etc.

 

“Gahyb” es lo contrario de “shuhhûd –lo manifiesto, lo evidente–”. Algunas veces el ghayb es absoluto (por ejemplo, las intenciones que se encuentran en el interior de una persona) y en otras ocasiones es relativo (lo que una persona ha ocultado dentro de su casa, es `desconocido` para los extraños). El término “ghayb –oculto–, desconocido” es usado desde la perspectiva de los seres creados solamente. Para Al-lah no existe diferencia entre el ghayb y shuhhûd”. El Corán describe a Al-lah como

 

“…El Conocedor de lo oculto y lo evidente…” (39:46; 62:8)

 

El Corán y El `Ilmul Ghayb

 

Según el Corán, la única fuente independiente del ílmul ghayb es Al-lah.

 

Él posee las llaves de lo oculto, sólo Él las conoce. Él sabe lo que hay en la tierra y en le mar. No cae ni una hoja sin que Él lo sepa, no hay grano en las tinieblas de la tierra, no hay nada verde, nada seco que no esté en una Escritura clara. (6:59)

 

Di: “Nadie en los cielos ni en la tierra conoce lo oculto, fuera de Alá. Y no presienten cuándo van a ser resucitados”.(27:65)

 

Di: “Alá sabe bien cuánto tiempo permanecieron. Suyo es lo oculto de los cielos y de la tierra. Que bien ve y que bien oye, fuera de Él, los hombres no tienen amigo. Y Él no asocia a nadie en Su decisión” (18:26)

 

Lo importante de estos versículos es que el conocimiento del ghayb pertenece a Al-lah, Él conoce elghayb por Sí Mismo.

 

¿Puede alguien más tener acceso al `ilmul ghayb?

Dios Todopoderoso, por Su gracia y sabiduría infinita concede el ‘ilmul ghayb a aquellos que Él escoge. El Corán dice:

 

El conocedor de lo oculto. No descubre a nadie lo que tiene oculto, salvo aquél a quien acepta como enviado. Entonces, hace que le observen por delante y por detrás. (72:26-27)
…Ni va Alá a enteraros de lo oculto. Pero Alá elige de entre Sus enviados a quien Él quiere…(3:179)

 

…Conoce su pasado y su futuro, mientras que ellos no abarcan nada de su ciencia, excepto lo que Él quiere… (2:255)

 

Lo importante de estos versículos es que Al-lah concede el ‘ilmul ghayb a algunas criaturas. Cuando colocamos todos estos versículos junto al conocimiento de lo oculto podemos obtener la conclusión de que (1) Al-lah es el único poseedor independiente del ‘ilmul ghayb y que (2) aquellos de entre los ángeles, profetas, mensajeros, Imames y otras personas virtuosas que tengan el ‘ `ilmul ghayb es totalmente dependiente de la discreción y el poder de Al-lah.